miércoles, 14 de enero de 2009

La importancia de unos botones


Los recordáis?? Sí, son los botones del traje de fiesta de mi madre. Aquellos que formaron parte de tantas veladas.
Aquellos que fueron lucidos en una epoca en la que, el cambiarse de atuendo venía condicionado por la hora del día. Cuando, a diferencia de hoy, la versatilidad en las prendas era más limitada, porque entendían que según de qué momento del día se tratara, era apropiado vestirse de una determinada manera.

Desde el primer momento, supe claramente que quería algo muy especial. Las razones ..... varias y todas igualmente importantes.

Una de ellas, es que quería un collar que se destacara, para ser lucido en ocasiones más formales, fiestas puntuales. Para ser lucido en acontecimientos similares a los que ellos acudieron cuando formaron parte del traje. Sería como dar continuidad a su trayectoria.
Dado que mis diseños en general son versátiles, fáciles de lucir y llevar a cualquier hora tanto si es de día como de noche, quería marcar la diferencia con este diseño.
Sin pasar por alto el hecho de que al ser unos botones de strass, el brillo que tienen no se puede llevar con cualquier cosa.

Por otro lado he crecido viendo ese traje de fiesta en el armario de mi madre y eso añadía un valor sentimental que me obligaba a incluirlos en un diseño especial.

Mi intención era que destacaran por encima de todo. Quería darles la importancia que durante tantos años protagonizaron en el traje. Asistieron a fiestas, a cenas, a celebraciones, a diversos conciertos, en fin, tuvieron una vida ajetreada pero muy glamourosa, en esas veladas en las que se cuidaba hasta el último detalle y nuestras madres y abuelas fueron un claro ejemplo de ello.

Y como parte de un diseño especial, su ubicación debía ser muy particular. Estarían colocados en el sitio menos esperado.

Teniendo en cuenta estas razones, y con una idea más o menos clara de lo que quería, fui a buscar el resto de las piedras que acompañarían a los botones.
El colorido no debería ser muy estridente para no restarles el protagonismo que necesitaba. Tendría que ser algo muy tenue pero sin caer en lo insulso. La nota de color, la aportarían el rosa o el verde, que fueron los colores del tejido del traje. Un pequeño homenaje.

No hay pieza que recoja mejor la luz que el cristal y si está facetado desprende una mayor luminosidad, por eso mi objetivo se centró en ese material. Sería el mejor acompañante para el strass de los botones.
Me decanté por unos cristales facetados en color gris, ligeramente translúcidos, que al moverse captaban la luz y dejaban leves destellos azulados. De los dos posibles colores que acompañarían estas piezas, me pareció más adecuado el rosa claro, por sutil, elegante y por ser una combinación que se ha utilizado siempre, incluso en su epoca.
Para aligerar la combinación y que fuera más a tono con el strass, añadí unos cristales transparentes, ubicados en un lugar estratégico que aportaron la simetría que quería darle.
Era necesario que fuera un diseño simétrico para darle equilibrio y que no sobresaliera una pieza más que las otras. Pero..... siguiendo fiel a mi forma de diseñar, me reservé un pequeño detalle.

Concebí el collar como un largo cordón, con tres uniones en su parte central, tres hileras que partían de un cristal transparente y en donde lucirían las piedras rosas. Las tres iguales situadas a diferentes alturas.

Los botones, los coloqué en cada extremo de ese cordón, es decir, quedaban colgando libremente en la parte inferior del collar. Y es aquí en donde me permití ese detalle asimétrico que siempre ha formado parte de mi manera de diseñar, los botones quedaban colgando a diferente altura.
Al caminar, ellos se mueven captando la luz, logrando que todas las miradas los sigan. Siendo los protagonistas absolutos, las piezas esenciales del collar, como en su día lo fueron de ese traje de fiesta de hace tantos años ya.


Ha sido especial desde el primer momento que los tuve en la mano, y se han convertido en una pieza para lucirlos en ocasiones de fiesta, de acontecimientos importantes sobretodo cuando el cielo se oscurece para dar paso a largas noches.

He lucido mis botones en estas pasadas fiestas en las noches más importantes. Y tuve la oportunidad de hacerlo en un encuentro reciente, en una cena muy significativa y esperada porque pude poner cara a aquellos que ya conocía virtualmente, donde me reencontré con otros que conocía pero quería volverlos a ver, donde sentí que la ocasión requería vestirse con todo el detalle y esmero, porque todos ellos se lo merecían.

He conseguido lo que quería, .... que fuera sencillamente especial, en homenaje al traje del que formaron parte y a la persona que lo lució.

Como siempre os digo, lo podéis ver con mayor detalle en la web.

Debido a que sólo eran seis los botones del traje, este diseño unicamente está disponible en dos unidades. Lo sé, es un diseño muy limitado, pero eso tambien lo hace más................especial.

15 comentarios:

DIARIO DE UNA ESTILISTA dijo...

me ha encantado el post. Y el collar es muy especial, por su diseño y sus piezas. POr cierto ¿pero quién tiene las fotos que nos hicimos en la supercena bloggera?....
xoxo Andrea

macarena dijo...

Precioso el collar y precioso el post, como tienen que ser los homenajes a una madre. En este collar más que nunca la altura de la ocasión. Un beso,

Macarena

coco dijo...

ese collar quita el habla, y lo digo con conocimiento de causa. es absolutamente versátil y ponible, super original (en la foto no se ve, pero doy fe de que es SUPERORIGINAL) y nena, es que encima lo lucías de quitar el hipo.

como siempre, maravilloso.
besos

El Jardín de Lulaila dijo...

Es absolutamente maravillos y creo que no has consegudo lo que te proponías, sino mucho más... Siemre que pienso en tus creaciones,pienso en el collar del tirador como pieza estrella, como esa pieza que te identifica. Ahora tendré que pensar en dos. Bess, Lu

Beatriz dijo...

Muy especial... se nota...

Hummingbird dijo...

bea, te he contestado en mi blog pero me he venido rauda... preciosos tus diseños -que los conocía y parezco algo 'obtusa?' no veo el collar de los botones... y me da que es de arrebato! y estás en mis links para no perderme ni una sóla novedad. un XX!

chicochuc dijo...

Ha quedado una autentica joya. Me encanta lo que has conseguido!!! Y como siempre me encanta el proceso.
Un besazo

Anónimo dijo...

Chicassss, atención con vuestros cuellecitos, porque el mío empieza a SUBLEVARSEE!

me encanta su originalidad, y el "clavazo" que has tenido en la colocación de las piezas, espectacular resultado!

un abrazo, mer.

(acabo de ver tu mensaje en facebook, SI, SOY YO) ;)

Verowski dijo...

precioso!! estaba deseando ver lo que hacias con los botones""
espectacular la verdad
besitos

maba dijo...

es precioso,Bea...

y, sí, es un diseño para que brille y para brillar

muchos besos.

nimenos dijo...

Es precioso, Bea, precioso. Se nota que le has puesto todo el cariño del mundo, el de los recuerdos.

Pero a la vez es muy "tu", la belleza de lo sutil.

Mil besos reina

Paupe dijo...

Qué bonito post! Y el collar es fantástico! Parece muy original y versátil, sin duda todo un homenaje al traje al que perteneció.

Besos

baballa dijo...

ay que se me había pasado la actualización, ME HA ENCANTADO y como escribes el proceso es genial

lujosabarcelona dijo...

El collar es una preciosidad pero he disfrutado tanto leyendo el esmero con el que lo has hecho, es una descripción con todo lujo de detalles, como merece la pieza. Precioso Bea.
Por cierto, que suerte estos bloggers madrileños que hacen encuentros... el próximo me apunto seguro, si me invitáis, claro...
Un beso guapa!

P@TRICI@ dijo...

Me ha encantado es precioso!de este estilo todos lo que has diseñado para el jardín los quiero y esta tb.

un besito

:)