lunes, 4 de mayo de 2009

El vuelo de la mariposa

Ha pasado un tiempo desde aquel día, cuando una mariposa atrapada en un servilletero llamó mi atención. Un encuentro casual. Estaba en una cesta llena de servilleteros de varios colores y formas, pero destacaba por encima de ellos.
Parecía que tenía luz propia.



Inmediatamente me recordó a las preciosas salas Art Nouveau del Museé d'Orsay de París, revestidas de inmensos paneles de madera con intrincados relieves, a las coloristas lámparas Tiffany, que parecen bosques de hadas, a una época en la que la belleza estaba presente en los objetos decorativos, los carteles publicitarios... las exquisitas y delicadas joyas que complementaban un vestuario impecable.......

Puede que alguno de los que pasáis por aquí tengáis este servilletero. No tengo ninguna duda de que como sevilletero, la mariposa era más que digna para vestir una mesa, pero sinceramente, me parecía demasiado delicada para que adornara algo durante un breve intervalo de tiempo, mientras la servilleta espera a que la saquemos del aro y le demos el uso adecuado.
Ella pedía ser lucida más tiempo.

Con esa idea en mente la rescaté junto a sus cuatro hermanas de esa cesta y decidí cambiarles su utilidad.
Con una clara imagen de lo que pretendía diseñar, comencé con la transformación de servilletero a collar.
El primer paso fue liberarla del aro metálico que la tenía atrapada. No fue fácil puesto que la pieza es muy delicada, las alas están hechas con una fina filigrana de metal que la hace muy fragil.
Después de un proceso que requirió altas dosis de paciencia, la mariposa quedó libre para convertirse en un collar.

Desde el momento que la ví, no dejaba de recordarme a las ilustraciones de Alphonse Mucha. Sencillamente fascinantes. Ella podría haber formado parte perfectamente de cualquiera de sus obras. Ese era el estilo que quería darle al diseño.

Puesto que la pieza en sí misma es de una gran delicadeza, y teniendo en cuenta su tamaño, la ubicación correcta debería ser en la parte central del diseño. A partir de esa premisa, fui configurando la forma que el collar debería tener.
Al darle un aire modernista, era lógico que fuera un collar de varias vueltas, cada vez más largas.

Debía ser un diseño en el que la sencillez y la sutileza acompañaran a la mariposa, para que ésta brillara con luz propia.
El colorido de las piedras también debía cumplir estos requisitos.

Opté por una cadena en plata envejecida. De pequeños eslabones, delicada y ligera, pero lo suficientemente fuerte para ser el eje principal del diseño.
Elegí tres piedras diferentes, una perla ovalada plana, una perla redonda grís claro y una piedra de cristal redonda grís marengo. Aportarían el colorido adecuado, discreto, sin estridencias como acompañantes perfectos a la mariposa de metal.
Pero, para que pudiera brillar con luz propia eran necesarios unos diminutos cristales de Swarovski. Suelo utilizarlos muy a menudo porque la calidad, el colorido de estos cristales y la forma de estar tallados, hacen que capten la luz y desprendan breves destellos con el movimiento de la pieza, dándole vida.
Elegí unos cristales en un suave grís.

Con los materiales definitivamente escogidos comenzó el proceso de diseño. Lo primero que hice fue crear piezas uniendo dos cristales de Swarovski a cada perla. De esa manera, quedaba un bloque compacto. La primera dificultad apareció justamente aquí. Los cristales de Swarovski, tambien llamados biconos por su peculiar forma, son extremadamente frágiles. Cuando se engarzan hay que tener mucho cuidado y paciencia para que no se rompan. Además para conseguir un engarce firme, al manipularlos, se te van clavando en el dedo lo que hace que la tarea no sea de las más placenteras. Pero el resultado merece la pena.




Combiné cada bloque con la cadena, alternando los colores. El collar estaría formado por cuatro vueltas unidas en un broche rectangular de plata. La vuelta más corta, alrededor del cuello, la siguiente, sería la encargada de sujetar la mariposa. De mantenerla centrada. Y como si la estuvieran acunando, las dos vueltas restantes, cada una más larga que la otra.

Para aportar el equilibrio, como si de un eje se tratara, añadí una cola a la mariposa terminada en una perla ovalada que al andar se transforma en un péndulo, como si estuviera volando a cada paso que damos.

El resultado fue un largo collar, un soutoir, de tipo modernista. Como si estuviera sacado de una de las preciosas obras de Mucha.




Sin ningún género de duda, ha sido el diseño más elaborado y difícil que he hecho nunca. Aparentemente, no lo parece, pero detrás de cada engarce y de cada vuelta han sido necesarias muchas horas de pruebas para que las piezas queden encajadas en cada lugar, hasta conseguir que queden estratégicamente intercaladas entre las vueltas, guardando un espacio equilibrado entre si.
Muchas horas en las que se han soltado las cadenas varias veces para ajustar las distancias y guardar la simetría necesaria para éste diseño. De contar eslabones para que las piezas queden colocadas a la misma altura.

Al andar, la cola de la mariposa se balancea ligeramente, dándole vida, como si quisiera atisbar todo lo que le rodea.

Ahora puede volar suavemente, con la oportunidad que le brinda el ser lucida durante mucho mucho tiempo ..... porque sencillamente ella se lo merecía!!

Esta mariposa fue rescatada del cesto junto con sus cuatro hermanas, por lo que este diseño queda como una edición limitada de cuatro unidades, lo que la convierte en más especial.

Ahora, como siempre, vosotros tenéis la última palabra.....

25 comentarios:

Beatriz V.P. dijo...

Guau!!! sin palabras estoy, es espectacular, qué ganas de verlo en directo para ver ese aleteo de la mariposa :) Es maravilloso Bea!!!!

maba dijo...

precioso!!!

genial... y de eso se trata... eres un genio con las manos porque..a mí no se me hubiera ocurrido transformar un servilletero en una pieza tan delicada pero es que además... qué laborioso y complicado el proceso!

me encanta..

besos

the healthy ghost dijo...

Maravilloso! eso si que es un trabajo artesanal.
Un beso!

Blair dijo...

Qué bonito!!Un resultado espectacular...me encanta.Besos

Anacleta Coqueta dijo...

Siempre había oído sautoir en vez de soutoir, muy bonito en cualquier caso.

coco dijo...

IMPRESIONANTE
SIN MÁS PALABRAS

aunqueyonoescriba dijo...

no me extraña que llamara tu atención... es preciosa, y el collar me parece muy especial, un collar de ocasiones...

besos!

Modamola dijo...

Me encanta, ya la tenía fichada de tu página web, es una monada.

P@TRICI@ dijo...

MARAVILLOSO!!espectacular y además adoro las mariposas que maravilla Bea.

Felicidades por tu diseño, cada día me sorprendes más.

:)

Beatriz dijo...

Vaya cabecita que tienes! ;) Siempre ideando, con cualquier cosa!

Moda Elle dijo...

Mi última y única palabra es: MARAVILLOSO.

Mil besos.

Hummingbird dijo...

me paso esta noche a verla en la web, un joya. es precioso! un abrazo y te veo luego, XXXXXXX!!

macarena dijo...

ESPECTACULAR! No lo has podido contar mejor Bea. Los collares de varias vueltas, con piezas de distintos tamaños, exigen un gran esfuerzo porque como cuentas hay que buscar el equilibrio, la simetría, que todo quede compensado. Una tarea ardua, pero ya tienes la recompensa. Espero verlo en Bilbao!. Un beso,

Macarena

DIARIO DE UNA ESTILISTA dijo...

qué bonitoooo., uno de mis favoritos.Me encantan las mariposas...!!emhorabuena!!

Cris Sevilla dijo...

Madre mía... sin palabras me he quedado... vaya obra de arte!!!

Enhorabuena guapa, parecía difícil, pero, una vez mas, te has superado!!!

Besitos guapa!!!

laratitapresumida dijo...

Es taaaaan bonita!!
Soy una auténtica enamorada de las mariposas así que tu diseño no me puede gustar más. Mira que ya me gustaba como servilletero, pero al ver el resultado final, cómo queda una vez puesta, me ha dejado sin palabras.
Besos y enhorabuena.

nimenos dijo...

Dignísima representante de tu jardín.

Sin tacha, sin mácula. Perfecta... hablamos...

Besos

Miu dijo...

Es precioso, espectacular!!!
Por cierto, estoy encantada con mi nueva pulsera =)
Un besazo!

Piluka dijo...

Te ha quedado precioso.
Una obra de arte digna de una artista como tu.
Besitos.

EmerJa dijo...

Qué delicado ha quedado! Precioso.

Zepequeña dijo...

La mariposa volo, volo y volo...

Zepequeña.

Mayte de la Iglesia dijo...

Las mariposas en joyeria siempre me han fascinado. Preciosas!!

ceci dijo...

Es una preciosidad, yo tengo debilidad por las mariposas, tengo muchas.

alejo dissenys dijo...

precioso... me encanta el resultado!

FINS dijo...

Hola, es la primera vez que comento algo en tu blog pero está preciosidad se lo merece.
Atemporal y elegante,un gran trabajo.Felicidades.